· 

“Jiro, Dreams of Sushi”, un Documental sobre el Mejor Sushi del Mundo

¿Un restaurante con tres estrellas Michelín escondido en una estación de metro de Tokio y en el que sólo se sirve sushi? Exactamente así es Sukibayashi Jiro en el que -dicen los entendidos- Jiro Ono prepara a sus 87 años de edad el mejor sushi del mundo.

Hago lo mismo una y otra vez e intento mejorarlo. Siempre hay algo más por conseguir y perfeccionar. Seguiré escalando con la esperanza de llegar a la cima, aunque no creo que nadie sepa dónde queda”.

Jiro sólo piensa en el sushi. Imagina mejores formas de presentarlo. Ensaya la presión que ejerce sobre la carne. Se inspira en nuevas combinaciones. Sueña. 

 

Jiro Dreams of Sushi, un documental del 2012 del estadounidense David Gelb, relata parte de su historia, cuenta cómo se vive bajo la obsesión de la perfección y describe una posible forma de alcanzar la felicidad. Retrata a un hombre que sólo se siente contento cuando está en el trabajo. Un anciano que percibe a su tarea de todos los días como la vida misma. Un japonés que se empecina en pensar que no puede haber nada más importante que mejorar su arte.

 

En el local de Jiro, todo tiene una técnica y un proceso estricto. Al arroz se le aplica mucha presión mientras se cocina para lograr la consistencia ideal. Después, para que al servirlo esté a temperatura ambiente, desarrollaron unos recipientes térmicos con los que alcanzan el punto justo para usarlo en las piezas. Uno de los ayudantes de Jiro masajea al pulpo que se servirá ese día durante 50 minutos para conseguir la mejor contextura y el sabor.

 

Los parámetros de Jiro son diferentes a los de la mayoría de la sociedad. Cuando vuelve a su casa, piensa en volver al restaurante. No se toma vacaciones porque no las necesita. Su lunes es igual al último día de la semana. No la empieza de mal humor ni la termina con alegría porque el viernes, cuando cierra las puertas del local, es el momento que más tiempo falta para regresar. Ama tanto lo que hace que no pretende desprenderse. Es duro, estricto y rígido, capaz de dejar todo atrás por el prestigio y la reputación. Jiro sueña con el sushi. Su arte es único, inigualable. Pero todavía no se conforma. Está convencido de que todavía no llegó a la perfección, su meta imposible.

 

“Una vez que encuentras tu ocupación, tienes que sumergirte en el trabajo. Tienes que enamorarte del trabajo. Nunca quejarte del trabajo. Tienes que dedicar tu vida a perfeccionar tus habilidades. Ese es el secreto del suceso…y es la llave para ser considerado con honor”.

 

Sin duda un buen plan para una de estas noches. Eso sí, mejor tener a mano una buena ración de sushi. Aunque no sea el mejor del mundo, claro.

Escribir comentario

Comentarios: 0